+34 93 212 15 00
06
SEP
2015

Algunos conceptos sobre el dolor de espalda y su explicación

by :
comment : Off

Lumbago y lumbalgia son sinónimos. No son diagnósticos, sino que significan simplemente “dolor en la zona baja de la espalda o zona lumbar”.

Ciática es un término muy empleado popularmente, que puede llevar a confusión. Se utiliza cuando el dolor de la zona lumbar se irradia a una de las extremidades inferiores o a ambas. Generalmente es por una compresión en un nervio espinal o raquídeo por una hernia discal, pero puede ser debido a otras causas. Muchas otras estructuras presentes en nuestra columna lumbar y sacra pueden dar lugar a dolor irradiado a las extremidades.  Un ejemplo lo constituyen las articulaciones de la parte posterior de la espalda, las articulaciones entre el sacro y la pelvis, los músculos, o los propios discos intervertebrales.

Una hernia discal es la salida de material del centro del disco intervertebral al exterior del mismo, a través de una fisura o rotura que se produce en éste. Puede ser extremadamente dolorosa por el hecho de haberse producido de una manera abrupta, o por la compresión o irritación de los nervios o de los contenidos del canal espinal. Pero también pueden encontrarse hernias que no produzcan ningún síntoma. El diagnósico de una henia discal es relativamente frecuente, tanto en las regiones cervical, dorsal o lumbar. No es una sentencia de dolor persistente en el tiempo, ni tampoco significa un mal pronóstico que vaya a precisar de una cirugía. De hecho, sólo un muy pequeño porcentaje de hernias discales necesitan cirugía.

La osteoporosis es un problema que se adquiere con la edad, y afecta mayoritariamente a las mujeres. Se caracteriza por una pérdida de la densidad de los huesos y de la firmeza de los mismos, haciéndolos más susceptibles a sufrir fracturas. A partir de la menopausia, la pérdida de masa ósea se acelera en las mujeres, y suele ser hacia la década de los 60 cuando comiensan a ocurrir fracturas en las pacientes predispuestas. El dolor producido por una fractura es generalmente muy intenso y muy incapacitante. A menudo precisa de analgésicos potentes, y en algunas ocasiones se debe realizar un procedimiento para consolidar la fractura, consistente en inyectar cemento quirúrgico a través de unas cánulas en el cuerpo vertebral para devolverle su firmeza y restablecer la estabilidad y la consistencia ósea, haciendo desaparecer el dolor. En cualquier caso, será necesario seguir un tratamiento médico adecuado con el fin de evitar nuevas fracturas, y con ello evitar la deformidad y la incapacidad que ello produce.

Cuando hablamos de contractura lo hacemos para referirnos a un dolor de espalda o de cuello que suponemos de origen eminentemente muscular. SI bien es cierto que las contracturas musculares son frecuente causa de dolor de espalda y cuello, suelen ser de corta duración y calman o ceden con fisioterapia, masajes, analgésicos o relajantes musculares en pocas horas o días. Una contractura que persiste más de tres o cuatro semanas, y no digamos ya meses, no es tal, sino que existe una causa subyacente al espasmo muscular que observamos, y suele consistir en un problema articular o un problema en un disco intervertebral. En estos casos la contractura difícilmente se solucionará a no ser que tratemos el problema de base.

 

 

Dra Carmen Pichot Plà

Clínica Vertebra – Barcelona Spine & Pain Surgery Center

About the Author

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.